UNA OPINIÓN CRITICA SOBRE LA SEGURIDAD SOCIAL EN TIERRA DEL FUEGO [1]

21.03.2015 02:53

Felicito a Fabián González, a quien no tengo el gusto de conocer, por haber realizado un trabajo de investigación tan detallado de los distintos caminos de corrupción que han llevado a éste estado, y por dar su opinión sobre el tema haciéndola pública.

Muy interesante y pormenorizado análisis de las desgracias provocadas, por los distintos poderes del estado y autoridades sindicales, a nuestro instituto de previsión y a la obra social.

Bien vale la pena aclarar que el Instituto Territorial de Previsión Social (ITPS) nunca fue "administrado" por el Instituto de Servicios Sociales de Tierra del Fuego (ISST), dado que la propia Ley 244 establecía su carácter descentralizado y autárquico, es decir ambos institutos funcionaban autónomamente con sus propias autoridades y estructura administrativa.

Habiendo tenido el honor de ser elegido representante de los afiliados activos, en la primera elección del ITPS por el período 1986/89, forme parte de un Directorio que con sólo 4 miembros, 2 por el ejecutivo (Carla Della Bella de Gross y Héctor Vargas y 2 por los activos y pasivos (Baragiola y Abel Tortorelli), pudo gestionar sin inconvenientes sus responsabilidades y todas las decisiones fueron votadas por unanimidad, entregando a la segunda comisión un Instituto ordenado y sin deudas.

No puedo dejar de recordar a mi compañero de fórmula, mi inestimable amigo Juan Carlos Conde, en cuyo homenaje luego de su fallecimiento, se asignara su nombre al edificio que hoy alberga al IPAUSS.

No obstante lo antes apuntado y para que no pareciera que los padeceres comenzaron a hacer vulnerable nuestro incipientes sistema previsional luego del año 1989, me permito enumerar, a título informativo y para que los interesados en ampliar su contenido busquen en la web de la Legislatura de Tierra del Fuego, las leyes territoriales que provocaron enormes daños en lo institucional y que demostraron como, los intereses particulares y el desconocimiento de los actores intervinientes, podían socavar el próspero futuro que debía tener el organismo para beneficio de sus afiliados. (en algunos casos corrigieron defectos y beneficios que extralimitaban el sentido y objetivo previsional básico contenidos en aquellas leyes promulgadas aprobadas entre gallos y mediasnoches)

Me limito a poner solamente los números de todas las leyes que desde el año 1985 a 1989 fueron “impuestas” para la administración del instituto y en muchos casos sin intervención ni opinión del cuerpo colegiado del mismo: LT 248, 287, 291, 304, 306, 313, 318, 333, 337, 365, y 399.

Aquellos también fueron tiempos difíciles debiendo hacer frente, en lo financiero, a un período inflacionario que amenazaba con diluir los recursos que ingresaban al organismo, pero existía la gran ventaja de que no existía obligación de colocar los fondos en el Banco de Tierra del Fuego, lo cual posibilitaba conseguir mejores rendimientos a los depósitos, ello también se eliminó, tal como comenta el Sr González con la imposición de caja obligada en el BTF.

Lo que sí sabíamos era que, pese al esfuerzo de acrecentar, preservar y proteger los recursos, la proyección a futuro de la caja no auguraba nada bueno para acoger a todos los afiliados en actividad que fueran accediendo al beneficio jubilatorio, y eso surgió de la primera valuación actuarial realizada en el año 1988/89 por los Dres Salvia Mazza, actuarios con amplia experiencia en la materia. (El informe actuarial del Dr. Melinsky no es muy diferente a lo pre opinado en el anterior)

Resultaría de suma importancia que dichos informes fueran nuevamente puestos a conocimiento de los afiliados a 25 años de su emisión el primero, dado que en ellos se presagiaba lo que está pasando, no desde el punto de vista de la situación deudora de los empleadores cosa que apareció en el segundo, sino de la ecuación Activo/Pasivo a raíz de la baja edad para el acceso y especialmente por los regímenes especiales que ya estaban en la ley y los que posteriormente fueron creados, sin analizar las consecuencias ni las necesidades presupuestarias para atenderlos.

Es cierto que las reformas necesarias para hacer más sustentable a 50 años la institución no son solamente en su articulado y en el recupero de las deudas, hay un problema estructural en su funcionamiento, incapacidad de sus gestores en la administración y una irresponsabilidad y desconocimiento manifiesto de todas las partes a la hora de tomar las decisiones que garanticen el ordenado manejo institucional, basta simplemente con leer cada una de las propuestas y la forma en que actúan cada uno de los actores para darse cuenta lo incierto del futuro, y lo más dramático que los que hoy estamos jubilados pareciera como que no formamos parte de ese futuro y que somos simplemente un problema.

José Luis Baragiola

ex-Director por Activos ITPS 1986/1989

________________________

[1] El Sr. Fabián Gonzalez, Sec. Seccional, Sec. Gremial Provincial. Adjunto del Sindicato de Luz y Fuerza de la Patagonia ha escrito un documento sobre la Seguridad Social en Tierra del Fuego y que por su extensión se puede leer en la página de Archivos Subidos de esta web, www.extrajuris.webnode.com.ar, bajo el título de Avatares de la Seguridad Social. Una reseña de la Seguridad Social en Tierra del Fuego.

Ante la reseña publicada, editamos una opinión crítica de un ex Director del  ex Instituto Territorial de Previsión Social.                                                                                                                                                           

 

 

 

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Mizrak  © 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode