Carta abierta (Agosto 2010)

16.03.2012 17:26

CARTA ABIERTA A LOS  TRABAJADORES ACTIVOS Y PASIVOS

En tren de encontrar posibles causas de la falta de respuesta a nuestras misivas anteriores, por parte de los integrantes del cuerpo colegiado que dirige el IPAUSS, hemos llegado a la conclusión de que poco les importa el mundo exterior, ese mundo en el cuál estamos todos nosotros, los afiliados activos y pasivos del Instituto y a los cuales las autoridades de turno, que están creídos representar, en realidad no nos representan.
Hace casi un año los jubilados con residencia en “no tan extraña jurisdicción”, algunos de los cuales habíamos formado parte del proyecto, creación y otros trabajando en el  IPPS (Instituto Provincial de Previsión Social) y algunos otros habíamos trabajado y luchado para tener una mejor cantidad y calidad de prestaciones y en definitiva de vida, en el ISST (Instituto de Servicios Sociales de Tierra del Fuego), empezamos  a decir cosas, a preguntar que hacían los dirigentes en beneficio de los afiliados a ambas instituciones que ahora era el IPAUSS.
La respuesta fue el silencio, o la presencia para justificar lo injustificable, para decir que la culpa la tiene el otro, que somos minoría, es decir lo mismo de siempre, si no es blanco es negro, pero soluciones ninguna
Tampoco fue muy convincente la respuesta de la Fiscalía de Estado que rapidamente se lo pasó al Tribunal de Cuentas, que a su vez tampoco nos contestó a nosotros ni al Fiscal de Estado. Como tampoco contestaron a las denuncias que hicieron los empleados del IPAUSS.
Pero como personas experimentadas que somos, al menos los años nos trae algo de eso, nos duele pensar y ver lo que están haciendo con lo que costó tanto esfuerzo armar, conseguir y mantener como fue hasta hace muy poco tiempo una de las mejores Cajas de Previsión del País y quizás la única que abona el 82% movil a sus jubilados, y una de las mejores Obras Sociales  Provinciales del País.
Pero lo que mas duele o molesta es la falta de interés de algunos jubilados que ya creen que “a mi no me van a tocar”, “yo tengo derechos adquiridos”, “a mi no pueden dejar de pagarme o bajarme el sueldo de jubilado” “no pueden desconocerme el 82%” y de muchos activos que dicen “a mi no me interesa porque me faltan como 20 años” “yo todavía ni pienso en la jubilación”, “cuando yo me jubile esto va estar mucho mejor que ahora”, “para que hacerme problema ahora”. Nadie esta exento de nada o inmune a algo que destacamos más arriba.
Y la verdad no debería ofender a nadie, somos individualistas y como tales actuamos, del otro me importa muy poco y mientras a mi no me toque, es lo que normalmente se escucha y no estamos agrediendo a nadie simplemente pensando en voz alta.
Además parte de nosotros, los argentinos somos así, y  algunos de los fueguinos no somos una excepción, no participamos, no nos involucramos, no peleamos por la dignidad y la justicia de lo que nos corresponde, no hacemos respetar la ley, nos pasan por alto los actos de corrupción y miramos para otro lado.
Esta carta abierta lo que pretende es eso mismo, abrir los ojos de aquellos que sueñan con un mundo, o una Tierra del Fuego mejor, de decir basta a los entramados políticos y gremiales y alguna vez decir esto es nuestro nos pertenece a nosotros como beneficiarios y queremos manejarlo nosotros. Queremos un Directorio unido con planes consensuados a corto mediano y largo plazo como políticas de recuperación  y crecimiento de las instituciones, gobierne quien gobierne, ahora, mañana o en el futuro.
Separar y denunciar a aquel que tenga ambiciones personales y las traslade a los actos de gobierno de la institución. El que tenga ambiciones personales, como candidato, como político o como gremialista que lo haga por afuera, aquí se defienden  los intereses de los trabajadores activos y pasivos para que tengan la mejor institución de la seguridad social para su beneficio y el de su familia. 
Lo que tuvimos hasta ahora y en esta última década es nada que pudiera representar el sentir de los beneficiarios.  Repetimos, para que quede absolutamente claro,  el no saber administrar el conjunto de la Institución ha demostrado que son ineptos para estar al frente de nuestro Instituto Provincial de la Seguridad Social. 
Se postularon por ambiciones personales, los votamos en una clara confrontación de sindicatos, ganaron las elecciones, pero no están preparados para llevar a cabo las tareas y funciones que se deben realizar en ese Directorio.
Nos equivocamos al votarlos y elegirlos. Va a ser un inconveniente muy muy grande, tener que levantar el sambenito de que fue un desastre la administración de los trabajadores activos y pasivos y de las organizaciones gremiales de las que son representantes y de las instituciones que llamamos Centros de Jubilados. Cuando se entregó el Directorio con mayoría de propietarios, es decir activos y pasivos, se coronó la debacle comenzada años antes. Ustedes son los responsables de un juicio de esta magnitud, profundidad y escandaloso. Seguramente cargaremos con la culpa de nuestra pésima elección, pero al menos habemos algunos que la reconocemos. Les pedimos que hagan ustedes lo mismo y dejen de ocupar puestos para los que no están preparados. Nosotros que reconocemos nuestro error en la elección, les decimos que se sentirán mejor si logran hacer lo mismo, es decir, reconocer la IMPOTENCIA.
“Jubilados de no tan extrajurisdicción”
 

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Mizrak  © 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode