Que no solo nos una el dolor del bolsillo

23.05.2013 15:06

Nuevamente editorializamos el pensamiento sincero, los aportes urgentes y prioritarios con un contenido diferente de un jubilado más, ex empleado del ex Instituto Provincial de Previsión Social (ex I.P.P.S.), al decir de una persona que sabe de lo que escribe y dice y que volcamos en este texto, el cual los  “Jubilados de no tan extraña jurisdicción” compartimos y lo tomamos como propio.

 

Permítanme festejar uno de los aciertos más humorísticos de la sociología. “No hay víscera más sensible que el bolsillo”.

Siempre nuestras mayores concentraciones, se dan cuando enfrentamos situaciones de inadecuada satisfacción en el pago de nuestros beneficios previsionales. En tales circunstancias aparecen las reuniones más seguidas que de costumbre; la publicación de  escritos muy encendidos; las denuncias mantenidas en silencio se hacen públicas; las Asambleas Permanentes; los encadenamientos en lugares de mucha exposición; las audiencias con cuanto funcionario se preste a la foto con los jubilados…; y así en adelante.

Si quieren podemos enumerar otras metodologías utilizadas por jubilados y pensionados de otras Provincias hermanas, a los que les tocó vivir malos momentos como los que hoy y desde hace meses nos están haciendo vivir a nosotros.

Los hubo que se pasaban las noches con tamboriles frente a los domicilios de quienes les negaban los pagos en tiempo y forma. Otros en diferentes circunstancias se sentaron en la pista del aeropuerto al momento de despegar el avión de la Gobernación, obligando a bajar y dialogar al titular del Poder Ejecutivo. Hasta hubo un numeroso grupo de jubilados, de una Provincia del centro del país, que visitaron a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial, para proponerles a ambos que se turnaran un mes cada uno para cobrar desdoblado. Un mes los jubilados, otro mes el Poder Judicial y el siguiente el Poder Legislativo.

Podríamos decir que queda poquísimo por inventar…!!!

Siempre, siempre y cuando decimos “siempre”, queremos decir SIEMPRE. Con cualquiera que se hable, la culpa es de “otro”. Nunca es culpa propia. Como si los miembros del Directorio no hubiesen sido puestos por el voto popular para que pagaran las jubilaciones en tiempo y forma. Como si el Secretario de Ingresos Públicos no haya sido designado para recaudar lo necesario y no lo que se pueda…!!!  Como si los Legisladores no hayan sido puestos en sus bancas para que elaboren y sancionen leyes sin esperar que se las remita el Ejecutivo de turno.       Como si los jueces necesitaran algo más que las jubilaciones impagas para declarar delincuente a quienes incumplieron la ley (delinquiendo) por el no pago en tiempo y forma. Esos mismos jueces, incumplen ellos mismos sus deberes de su propio estado, al no juzgar a quienes no pagan las Contribuciones Patronales de la Seguridad Social, no algunos meses, sino todos los meses y a través de muchísimos años en forma ininterrumpida. Es decir con pasmosa continuidad delictual.  Digamos con ahínco delictual.

Nuestro Sistema Previsional Provincial, llegó hasta su más lejano límite de subsistencia. Ya ni cobrando la totalidad de los Aportes Personales más las Contribuciones Patronales, estas últimas reducidas por una medida inconsulta y de carácter imperativo justamente del pagador sin la anuencia del acreedor; puede hacer frente a sus gastos de funcionamiento y pago de beneficios.

Sin duda alguna es impostergable el URGENTÍSIMO INCREMENTO de la alícuota de la Contribución Patronal. Por lo menos llevarla al original valor que fijara en su momento la ley Territorial 244; es decir el 15%. Seamos sensatos, para adoptar esta medida no hace falta más que podríamos decir que un decreto del PEP, seguro que mejor sería una Ley, pero si a nuestros Honorables Legisladores se les resiente el ánimo por aprobar tal acción…, hágase por decreto.

Impóngase por Ley y en FORMA INMEDIATA, que los ingresantes a las administraciones del Régimen, que lo hicieran a partir del 1º/10/2013, se jubilaran con 65 años de edad los varones y 60 años las mujeres. De igual forma impóngase que serán necesarios 35 años de servicios con aportes, para iniciar el trámite jubilatorio.

Acaso no hay claridad más diáfana, para demostrar que es necesario aumentar la alícuota de la Contribución Patronal, que el argumento del Ejecutivo Provincial, en el sentido que paga todo lo exigido por la ley y el Instituto no cubre con ello sus obligaciones?

Ni hablar que los importes que estaría entregando para satisfacer la necesidad financiera mes a mes, lo hace en concepto de “ADELANTO” de Contribuciones futuras. Reconocemos que el Ministro de Economía es “nuevito en el cargo”…, no queremos decir “novato” y mucho menos “no nato”. Pero sabrá de la existencia de por ejemplo la ley 676…???¿Alguien le habrá hablado que el Sistema Previsional Provincial es acreedor de entre 800 y 1.000 millones de dólares???      ¿Sabrá todo esto este Ministro de Economía?

Y de esto los Honorables Legisladores, qué hacen para solucionarlo? Habrán visto que no hemos hablado de deuda. Ni que pagando la deuda se arregla el problema del Sistema Previsional. El Sistema Previsional se arregla aplicando los remedios que sabiamente aconsejó el Informe sobre el Cálculo Actuarial. La deuda es un capítulo aparte.

Reencaucemos la legislación previsional, démosle un horizonte cierto para los próximos 25/35 años y veremos o mejor dicho verán que la solución no solo se vislumbrará sino que aparecerá prontamente.

Pocas más son las medidas que deberían adoptarse en forma INMEDIATA, para reencauzar la desenfrenada histeria en la que han sumido al Régimen Previsional con normas insensatas y de total incongruencia legislativa.

Con algunas frases diferentes, estos son los mínimos lineamientos que desde hace varios años sostenemos para devolverle a Tierra del Fuego el que fuera un Sistema Previsional de llamativo señalamiento durante años, por su lozanía.

Impongámonos estar unidos para lograr que quienes fueron elegidos para sancionar leyes, lo hagan y lo hagan bien.

Estemos juntos para lograr que quienes fueron elegidos democráticamente, para pagar las jubilaciones y pensiones en tiempo y forma, no se escuden en que no les dan el dinero necesario, en lugar de reconocer que no son capaces de conseguirlo.

No dejemos de realizar todo lo necesario para conseguir que nos paguen lo que nos deben y que lo hagan mes a mes y de una sola vez.

Repitámosle a los Honorables Legisladores que dejen de hablar de la Comisión del IPAUSS, con las dietas bien cobradas, sin atraso ni demoras, y que aunque sea colorados de vergüenza se unan a nosotros para, después de legislar tal como acabamos de señalar,  nos acompañen a peticionar por nuestros derechos.

Luis Santiago Cousido, Jubilado, ex Delegado del Instituto Provincial de Previsión Social (ex IPPS) en Casa Tierra del Fuego, Buenos Aires.

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Mizrak  © 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode