UNA REALIDAD INOBJETABLE

17.09.2014 01:33

Solicitada publicada en el Diario del Fin del Mundo el día 15-09-2014 que es necesario difundir

 

15/09/2014 | SOLICITADA 
SOLICITADA

Carta abierta de los jubilados (o un breve relato de la impotencia)



Somos unos 5000.- La gran mayoría útil, la minoría en un estado potencial de deterioro, y que a veces, no puede valerse por sí mismo.-

Mas de 1000, o la quinta parte, o el 20%, como guste entender, tienen amparo, una “inversión” hecha con esfuerzo y hasta con desesperación, en algunos casos.-

Siempre hay un hijo o un nieto que necesita ayuda, un amigo en las malas, un remedio que comprar, una deuda que honrar.-

El calendario corre para todo; para las cuotas de lo que sea, para las implacables e insensibles tarjetas que no cambian el vencimiento por propia decisión, para algún servicio, que fue “olvidado” adrede…o para soportar una derivación que no debía haberse autorizado sin el respaldo suficiente.-

Y también corre para que siga sin solucionar, el cumplimiento de los derechos adquiridos, sólo por haber trabajado… hoy, eso conforma un ser humano en estado jubilatorio.-

El ser humano en estado jubilatorio, no debe pasar incertidumbres, no debe pasar necesidades, no debe pensar en el calendario, que es tan intrascendente para algunos y tan lapidario para él.-

El ser humano en estado jubilatorio, ya no tiene responsabilidades, pero ve, que quienes las tienen, no las cumplen, y las excusas salen de la manga para tirar la pelota al campo contrario, o esconderse detrás del implacable calendario.-

El ser humano en estado jubilatorio sólo debe eludir el tiempo y la impotencia diaria, cueste lo que cueste, porque no puede tomar decisiones que no pueden salir de él, que no le competen, pero que no le permiten cumplir con compromisos adquiridos.-

El ser humano en estado jubilatorio, con una “representatividad” institucional en flagrante e indecente minoría, sólo tiene voz, por eso sólo puede gritar, pero muchos “están” sordos.-

El ser humano en estado jubilatorio no tiene alternativas para conseguir más ingresos, está atado al número que le asignaron.-

Es un ser humano a ser “soportado”, porque el sistema lo dice.- Son sólo anónimos con un número para identificarlos de manera impersonal, como objetos, mes a mes.-

Un ser humano en estado jubilatorio, no debe rebajarse indignamente a pedir una limosna ante instituciones que lo debieran representar y darle seguridad, una posible fecha de cobro para ganarle al calendario, que ya se le viene encima.-

¿No estará pidiendo que le devuelvan la dignidad ?

El ser humano en estado jubilatorio, no tiene sindicato, no tiene representación significativa, no tiene orejas que lo escuchen, no tiene fuerza propia.- Depende de la honestidad y de la sensibilidad de los que toman y firman decisiones.-

Está solo.- (y no puede esperar).

Cuando se fija una fecha y un corte de dinero, ese corte, “conforma” a un 65% del padrón, que entonces, ya no reclama; y el 35% restante, también se “conforma”, porque puede esperar y (por lógica), ni piensa en reclamar.- Esto, es un cronograma de pago psicológicamente perfecto y devastador.-

Y nuevamente se evade la responsabilidad constitucional de cumplir en tiempo y forma, logrando que el 100% del padrón, ya no reclame nada, al menos, por 30 días más.-

La pirámide de incumplimientos termina indefectiblemente en el ser humano en estado jubilatorio, y éste no entiende porque su estado, que deviene de la palabra jubileo, no logra alcanzar mínimamente ese estado de júbilo, de alegría.-

La pirámide de incumplimientos empieza allá arriba, donde se especula con que los que gritan en la calle, “son cuatro viejos locos”, y no hacen mella en los responsables de “devolver” lo que les descontaron, cuando eran incondicionales aportantes.-

Hoy, son incondicionalmente “soportantes”, pero de la desidia, de la insensibilidad y de la absoluta falta de respeto y sentido común para, al menos, intentar solucionar las necesidades de esos “cuatro viejos locos”, más de 5000, por si no quedó claro.- Y cada día, serán más.-(o menos).-

Los seres humanos en estado jubilatorio, están solos.-

Y están dolidos por las mentiras, y decepcionados por las promesas no cumplidas y fundamentalmente, hartos…pero no resignados.-

Y ese ser humano en estado jubilatorio, seguirá reclamando como sea lo que le corresponde, aunque los sigan tratando como “cuatro viejos locos”.-


Juan Carlos Gómez DNI: 10.626.069

Patricia Blanco DNI: 12.701.901

Jorge Rodríguez 4.401.462

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Mizrak  © 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode